¿Qué significa «El mapa no es el territorio»? ¿Qué diferencia hay?

El mapa no es el territorio

En consulta una de las muchas cosas que me suelo encontrar es el sentimiento de incomprensión, una sensación de que el otro o los otros no nos escuchan, no nos entienden o simplemente (y ya desde el enfado) no nos quieren entender.

Debemos ver que en la vida … en nuestro hacer y caminar por ella llevamos un mapa, es un mapa único y exclusivo sobre nuestro territorio. Es un precioso tesoro que nos ayuda en el día a día, un mapa con millones de instrucciones

  • Para ir hasta allí primero tengo que pasar por allá.
  • Si me saludan respondo.
  • A una boda tengo que ir vestida de tal manera.

Y así un sinfín de normas, presuposiciones y verdades que al ser llevadas desde el mapa damos por veraces e incuestionables. Cual Cristóbal Colón llegando a las Indias por la ruta del Atlántico diciendo: «este territorio son Las Indias»

Y cual Cristóbal Colón discutimos hasta la saciedad que eso que en nuestro mapa pone que son las Indias. Son las Indias y no se hable más ;-).

De esta manera y gracias a Cristóbal Colón podemos ver claramente la diferencia entre mapa y territorio y cómo todos llevamos nuestro mapa y a veces, estos mapas son parecidos y otras veces son muy distintos, pudiendo llegar a grandes conflictos (tanto internos como externos).

Diferencias entre mapa y territorio: ejemplos

Si en mi mapa está que «debo» hacer la comida cada día para mi familia y un día me da pereza puedo entrar en el autocastigo y la desvalorización.

Si en mi mapa las rubias son tontas, siempre me sentiré menos que las morenas (o más que las rubias).

¿Y qué quiero decir con todo esto? Pues que si voy con mi mapa por el mundo como única forma correcta de actuar y juzgar las cosas me perderé la visión y actuación del otro. Qué, si no soy capaz de preguntarle al otro cuales son las «flechas e instrucciones» de su mapa, podré erróneamente pensar que ha hecho algo en mi contra con total alevosía y premeditación, cuando a lo mejor, todo eran buenos sentimientos.

No pensemos en un primer momento que el mundo está en nuestra contra o que nadie nos entiende, pensemos y observemos que hacen los otros y ante la duda preguntemos cual es su mapa ante el territorio (o situación) en la que nos encontramos.

Y, si bien es cierto que podemos ver lo difícil que es desmarañar nuestro mapa, así como ver los mapas de todos los que nos rodean, esta es una labor absolutamente gratificante pues nos volvemos más flexibles tanto a la hora de entender al otro como a la hora de hacernos entender.

Luego entre su mapa y el nuestro, tal vez… saquemos un tercer mapa, modifiquemos el nuestro, modifiquemos el del otro o que, simplemente, nos demos cuenta que cada uno puede seguir con el suyo.

Llamar: 607 221 192
1
¡Hola, soy Sònia Vila!
¿En qué te puedo ayudar?
Powered by